Retirando los receptores de telemetría del proyecto RELAS: resumen de la jornada en imágenes

Proyecto RELAS, Cedeira 2016 from Ecología Azul on Vimeo.

Retirada de los receptores acústicos dentro del proyecto RELAS.
Este proyecto trata de evaluar la eficacia de la Reserva Marina de Interés Pesquero Ría de Cedeira (Galicia) y la Reserva Marina Cabo de Palos – Islas Hormigas (Murcia) para la conservación de elasmobranquios. Más concretamente, se centra en el uso del espacio e implicaciones para la gestión de las especies de rayas Raja undulata y R. montagui, y tiburones Scyliorhinus canicula y S. stellaris mediante telemetría ultrasónica)

Con mi pensamiento sigo el movimiento de los peces bajo el agua

O al menos esto es lo que cantaba la estatua del jardín botánico de Santiago Auserón, en aquel memorable sencillo de Radio Futura (1981).

La estatua del jardín botánico de Radio Futura en You Tube

Y también es lo que hicimos para estudiar a distancia los movimientos de lubinas, maragotas y congrios y después publicar nuestros resultados en la revista Scientia Marina (aquí toda la historia, y aquí y aquí y aquí y aquí).

 

En la figura se muestran los movimientos de algunos de los peces seguidos mediante telemetría manual.

El artículo (que forma parte de mi tesis doctoral) se publica en el próximo número de Scientia Marina y se resume en un párrafo:

Labrus bergylta, Dicentrarchus labrax y Conger conger son depredadores habituales de los ecosistemas costeros del Noreste Atlántico que en este trabajo se estudian por vez primera mediante telemetría ultrasónica en el medio natural. Se demostró la viabilidad del uso de esta tecnología con estas especies y la información sobre sus movimientos se usó para obtener resultados preliminares a corto plazo acerca de la fidelidad al hábitat, la temporalidad diaria de la actividad y el tamaño del área vital. Se emplearon complementariamente dos métodos de telemetría: seguimiento manual y automático en un tramo de costa caracterizado por su elevado grado de exposición al oleaje (A Coruña, NW Spain). Los C. conger permanecieron en el área durante los períodos más largos (17 días), abandonando periódicamente sus refugios al atardecer o durante las noches para buscar alimento. El tamaño de su área vital fue muy pequeño (604 m2). Los L. bergylta no fueron detectados en los receptores automáticos, pero el tamaño de su área vital (entre 2874 y 5184 m2), evidencia un elevado grado de sedentarismo y movimientos muy limitados. Por el contrario, los D. labrax abandonaron el área durante los intervalos más prolongados (9 días), detectándose igualmente durante el día o la noche. Su área vital fue la de mayor tamaño (hasta 26396 m2), evidenciándose un comportamiento espacial complejo y a gran escala.

 

 

Se buscan receptores de telemetría perdidos

Llevo bastante tiempo sin actualizar este espacio y esto es debido  fundamentalmente a que estoy dedicado a escribir mi tesis doctoral. Y cuando escribo sin salir de casa me crecen paralelamente la barba y el mal humor.

Estos últimos días escribo acerca de nuestro proyecto de telemetría con peces. Resumiendo mucho: insertamos a lubinas, maragotas y congrios transmisores en miniatura cuyas señales son recibidas por receptores submarinos instalados alrededor de las Islas de San Pedro (Oeste de A Coruña) [para leer más 1, 2, 3, 4 y 5]. De entre las muchas anécdotas acumuladas en un proyecto de esta complejidad, la pérdida de 2 de los 5 receptores submarinos no es una de las menores.

Los fondeamos a casi -30 m por medio de muertos de hormigón de 50 kg, pero el mar de las Islas de San Pedro puede con todo. Cada receptor cuesta alrededor de 1000 € pero lo verdaderamente importante es la pérdida de la información almacenada. Así que cuando mi amigo Felipe me llamó para decirme que había encontrado uno buceando en la zona me alegré mucho. Cuando me comentó que había tenido que cortar el cabo de amarre me mosqueé un poco. Cuando me dijo la situación del hallazgo caí en la cuenta de que no era uno de los perdidos. No se trataba más que de volver a fondearlo, pedirle a Felipe que no buscase más y listo. ¡Pero qué desilusión!.

Ahora, perdida toda esperanza leo que aún hay posibilidades de recuperarlos, atendiendo a la información del hallazgo de 2 receptores perdidos durante 2 años que se puede leer en la página de VEMCO (los fabricantes del material que usamos). Sólo espero que no sean los nuestros:

A Tale of Two Receivers

With close to 10 years experience deploying hundreds of VEMCO receivers within coastal oceans, rivers and estuaries, Kintama has inevitably lost a few along the way. While some successfully avoid recapture, most are actually recovered.

In early October 2006, Kintama laid an experimental Cascade Head line in Oregon, a location that can experience very severe weather conditions. This VR2 array consisted of 27 receivers reaching out to the edge of the continental shelf in over 200m of water. When the array was recovered in May 2007, it was discovered that three VR2s were missing.

While one has not been recovered – at least not yet – two of the receivers decided to separate to try and avoid recapture with one heading north and the other south-west. However, you can drift but you can’t always hide.

One receiver was found at Long Beach near Tofino on the west coast of Vancouver Island. Its data was successfully downloaded yielding 278 detections from 26 unique tag codes.

In March 2008, Kintama received a call from a gentleman in Hawaii to advise that he found two orange float balls attached to instruments on Kahuku beach in Oahu. The VR2 was in good condition with the LED still flashing and only a few barnacles and other marine growth on it. Kintama was able to download the unit once it returned to Nanaimo from its 4000km journey but it contained no detections.

kintama_map

The Long Beach receiver is now re-deployed in the Fraser River where it is picking up sturgeon tags, and will be detecting Chilko sockeye later this spring. The Hawaii receiver is in storage awaiting its next mission.

Estertores de una lubina

Prometía hace unas semanas informar acerca de los resultados del seguimiento mediante telemetría manual del último animal marcado para el proyecto PECOS del Grupo de Recursos Marinos y Pesquerías de la Universidade de A Coruña.

lubina

Y estos son los movimientos durante 48 h de la lubina marcada (Dicentrarchus labrax) en las Islas de San Pedro (O de A Coruña, Spain). Sospechamos que el animal murió después de las primeras 24h en la posición “final”. El estrés derivado de la manipulación por la captura y marcado podría haber sido la causa.

En todo caso contamos con información suficiente para cumplir con los objetivos que nos planteamos en el proyecto, por lo que espero poder comentar novedades en un plazo razonable.

¡Qué diablos hará el maldito bicho!

Es la frase que más a menudo me pasa por la mollera durante las 48 h que llevo embarcado, siguiendo a una lubina marcada con un emisor de telemetría. El animal lleva las últimas 12 h sin moverse y empiezo a sospechar que algo no va del todo bien. El cansancio acumulado se hace notar, pero perseveramos en nuestro seguimiento. Ya llegara el momento de validar nuestros resultados y comprobar si ha habido algún error. Y es que en esto de la telemetría no siempre sale todo correctamente…

chiste

Tomado de “O Fanequeiro“, un blog de un colega de profesión al que estoy suscrito y que recomiendo.

Lubina

El “maldito” kg de lubina de nuestros desvelos (Dicentrarchus labrax).

Traking2

Un momento del seguimiento en nuestra embarcación, la Balea.

Y a continuación dos buenos ejemplos de I+D+i llevada a la práctica.

Traking

Atención al anclaje del soporte de nuestro hidrófono, nos estamos planteando seriamente una patente.

Traking3

La función del paraguas es doble, además de proteger al operario del receptor de telemetría de una intempestuosa noche, podría captar transmisiones procedentes de otros sistemas planetarios.

Continuará…